Nuestra historia

La tradición vinícola de Bodega Dehesa el Carrascal se remonta a 1962 cuando la familia inicia su andadura en el noble arte de elaborar vino bajo la dirección de su fundador, Don Arsenio García Cañada.

A comienzos de siglo se inicia la construcción de la bodega entre los pequeños municipios de Alpera y Bonete, dónde se comienza a elaborar un vino de gran calidad, siempre proveniente de nuestras viñas viejas, algunas de ellas con más de 50 años de antigüedad.

En la actualidad, la Bodega es dirigida por la segunda y tercera generación de la familia, donde además contamos con un equipo humano altamente cualificado para la elaboración y comercialización de nuestros vinos, apostando siempre por la variedad autóctona de la región: La Garnacha tintorera.

Filosofía de empresa

En Dehesa el Carrascal elaboramos vinos de corte moderno, con perfil mediterráneo, varietales y de estilo internacional, abarcando así una gran cuota de mercado. Nuestro objetivo se centra en transmitir a los amantes del vino todo el esfuerzo que proviene del campo y de la bodega a través de unos vinos con identidad propia que puedan permanecer en su memoria por su gran calidad y precio justo.

Nuestro sueño es que el sabor y los matices de nuestros vinos os evoquen sensaciones únicas que os trasladen a nuestra región, repleta de parajes naturales y uvas tan sorprendentes como la Garnacha Tintorera, de modo que podáis sentir parte de nuestro origen a través de nuestros vinos.

Instalaciones

Las instalaciones de nuestra bodega han ido creciendo debido al aumento de la demanda y el reconocimiento de nuestros vinos, los cuales son elaborados por un equipo humano altamente cualificado y la mejor tecnología del mercado, lo que nos permite tener siempre un absoluto control sobre todos los parámetros de temperatura y humedad, favoreciendo y potenciando de este modo las propiedades de nuestras uvas.

RECEPCIÓN

La recepción de la uva es uno de los momentos más importantes y cuidados de la bodega. Los racimos, vendimiados en su punto óptimo de madurez, llegan a la bodega durante tempranas horas de la mañana, con las temperaturas más bajas del día. De esta forma nos aseguramos que la uva llega a la bodega en perfecto estado sanitario.


ELABORACIÓN

En la sala de elaboración, los vinos desarrollan la fermentación de forma natural controlando la temperatura en todo momento. La levadura juega un papel esencial en el proceso, dando prioridad a las que contiene la piel de la uva. En total, la bodega tiene capacidad de elaborar cerca de 2 millones de litros.


CRIANZA

Contamos con casi un centenar de barricas procedentes de distintos tipos de roble (francés y americano) y tostado. El vino descansará dentro de la barrica donde adquirirá la estructura, complejidad y potencial de envejecimiento, pero siempre preservando la fruta y características primarias de la uva.

EMBOTELLADO

El vino se embotella una vez ha terminado el proceso de elaboración y, en la mayoría de casos, se vuelve a almacenar el tiempo necesario para terminar de pulirse y potenciar al máximo sus propiedades organolépticas.


LABORATORIO

Durante todo el proceso de elaboración y conservación del vino es muy importante cuidar y asegurar las propiedades del vino. Por ello nuestro enólogo realiza numerosos análisis durante todo el proceso para salvaguardar su calidad.

TIENDA